Cibulkova: La “bajita” que dejó una huella gigante en el tenis | Tennis Boutique México

Cibulkova: La “bajita” que dejó una huella gigante en el tenis

Tras anunciar su retiro del tenis profesional con 30 años de edad, Dominika Cibulkova, fue la tenista del circuito del WTA con una estatura de 1.61 (metro), que logró levantar ochos títulos en su carrera y obtuvo resultados positivos en los Grand Slams, demostrando su espíritu deportivo en circuito.

Luego de iniciar en el tour en 2004, Cibulkova dejo un record de 450 victorias y 299 derrotas, llegando a 21 finales en total. Además estuvo dentro del top 10, siendo la número cuatro del mundo en el 2017.

En los “Majors”, la eslovaca tuvo su mejor resultado en el Australian Open 2014, siendo finalista (perdió ante Li Na), en Roland Garros fue semifinalista en el 2009, en Wimbledon llegó en tres ocasiones a cuartos de final (2011, 2016 y 2018) y en el US Open logró los cuartos de final en el 2010.

Su primer título llegaría en el WTA de Moscú (2011), derrotando a Kaia Kanepi; luego levantaría su segundo trofeo en el WTA Premier de San Diego (2012); venciendo a Marion Bartoli, en el 2013 le ganaría en la final del WTA de Stanford a Agnieszka Radwanska y en 2014 levantaría su cuarto título en Acapulco.

Sin duda que su mejor año como tenista fue el 2016, ganando cuatro títulos (Open Katowice, Eastbournem, Linz y el torneo de maestra). En esa temporada venció a Karolína Plíšková en la final de Eastbourne y dio el batacazo en el WTA Finals de Singapur al vencer en aquel entonces a la número uno del mundo, Angelique Kerber, significando el logro más importante de su carrera.

“Cuando comencé a jugar al tenis, la gente me decía: ‘No, Domi. Eres muy bajita’. Era algo que siempre escuchaba y hace que lo que sucedió en mi carrera sea aún más increíble”, reveló a la WTA.

El tenis sufre la retirada de una pequeña jugadora, pero que con una motivación y amor llamo la atención del mundo del deporte blanco, dejando el ejemplo sobre luchar por las metas y por eso será un modelo a seguir para los tenistas de la próxima generación.

Por: Alejandro Sepúlveda